Claudia Peña Paredes

Estudiante de la Maestría en Antropolgía Social CIESAS- Sureste Línea de Investigación: Espacio, movilidad y territorio

sábado, septiembre 30, 2006

¿Complejidad social, sociedad compleja o sujetos complejos?


Un día despertarás sólo para
Descubrir que ya estás muerto
Y que tu especie se extinge…T.B.

Vivimos en una sociedad cada día más compleja, plagada de cambios a nivel estructural que sin duda alguna manifiestan cambios constantes en la dinámica social de los sujetos. Ante tales transformaciones es necesario generar nuevos paradigmas que den respuesta a la complejidad que nos envuelve. Ya que se habla de un espacio donde los sujetos se convierten en actores directos de tales cambios por medio de su acción social o de sus propias interacciones. Así, las ciencias sociales se encuentran ante una gran telaraña social y deben encontrar los mecanismos de análisis para hallar la mejor salida ante semejante laberinto.

A lo largo de la historia las ciencias sociales se han modificado con el propio sistema social, en un principio el funcionalismo de Malinowsky era el paradigma de comprensión de la realidad. Aquí se ubicaba la experiencia, descripción y verificación de lo que denominaba como imponderables de la realidad –ritos, costumbres, gestos- Sin embargo, los sujetos no son entes estáticos, homogéneos, sino personas sociales capaces de generar distintas maneras de mirar al mundo. Ante tal realidad, son ellos los Otros quienes generan maneras distintas de representarse su propia acción, y en esta misma lógica las Ciencias Sociales requieren también de cambios en niveles teóricos que permitan ya no la descripción sino la comprensión de cambios, dando respuesta al qué, cómo y por qué las sociedades entran una dinámica de transformaciones inimaginables.

Y es que, posturas teóricas como el estructuralismo, marxismo, culturalismo, o bien posmodernismo se localizaron en momentos históricos determinados, empero, la gran pregunta actualmente para la Antropología es: ¿ante una sociedad tan compleja, con divisiones que se ocultan en las entrañas de cada grupo social, cuál es la teoría que podría dar cuenta de tan moustrosos cambios? Pues el sistema-mundo gira a cada segundo y lo que hoy era un rasgo característico de un pueblo, mañana podría ser diferente. Entonces, ¿en qué lugar debe ubicarse el antropólogo y las ciencias sociales como su primer apoyo de comprensión?

Si como afirma Wallerstein (2005, pág. 122)
El periodo de transición de un sistema a otro es un periodo de grandes luchas, de gran incertidumbre y de grandes cuestionamientos sobre las estructuras del saber. Necesitamos primero que todo intentar comprender claramente qué es lo que esta sucediendo. Necesitamos decidir en qué dirección queremos que se mueva el mundo. Y debemos finalmente resolver cómo actuaremos en el presente de modo que las cosas se muevan en el sentido que preferimos.

Entonces cómo comprendo primero desde mi propia subjetividad un mundo plagado de desigualdad, y después cómo lo vislumbro a partir de las ciencias sociales, si como asegura Wallerstein nos encontramos en una crisis del sistema-mundo, crisis que deja caer sus garras con mayor intensidad en grupos sociales que se resisten a ser parte de un proyecto hegemónico del viejo capitalismo. Tal es el caso de los pueblos indígenas, de revolucionarios, iozquierdistas, entre muchos más, sujetos todos ellos con una ideología distinta que no responde a las necesidades de mercado y globalización de los gobiernos primermundistas. Son sujetos que forman parte del sistema-mundo y que juegan un papel importante, pues si ellos no se resistieran, difícilmente el sistema estaría en crisis, en este caso son quienes ponen en duda los principios mercantiles de nuestra sociedad. Son ellos los que se niegan a ceder el paso a un Nuevo Orden mundial traducido como la edificación del imperio global regido por excelencia por Estados Unidos.

De esta manera, el papel fundamental de las ciencias sociales es comprender qué genera tales crisis, cuál es el papel de los sujetos en resistencia en una sociedad fragmentada. Por ello la Antropología requiere de nuevos paradigmas apoyada de otras disciplinas, ya que el sujeto no es plano o lineal, sino un ente holístico que puede comprenderse desde varios ángulos, el científico social tiene la responsabilidad de encontrar las piezas correctas del rompecabezas para llegar a lo que yo considero el papel más difícil de las Ciencias Sociales la
comprensión del Otro.

Siempre en relación directa con los contextos donde las formas de interacción o de acción social rebasan barreras espacio-temporales, que van desde lo local hasta cuestiones globales -como las que puede generar la red-;históricamente se podía mirar a la Cultura desde un punto especifico, tal como Malinowsky, pero el gran dilema es el lugar en que debo cómo antropóloga ocupar en la cultura, una cultura muy otra, cambiante y llena de complejos en sus estructuras.


WALLERSTEIN, I. 2005. El análisis sistema-mundo: Una introducción. México: Siglo XXI.

1 Comments:

At 12:15 p. m., Blogger obet said...

Estoy de acuerdo contigo Claudia, que estamos inmersos ante una globalización y como consecuencia de ello, estamos cambiando frecuentemente.

 

Publicar un comentario

<< Home